17 de julio de 2009

Embarazo(sa)


________________________________________________________________

Aquí os dejo otra historia sin final. Mi deseo ahora es que os plantéis y me digáis cómo se ha podido producir lo que a continuación se relata, qué explicación daríais vosotros al respecto. Se trata de un relato al que llevo mucho tiempo dándole vueltas y que por diferentes circunstancias no ha sido colgado previamente. No es mi deseo hacer una broma de una situación como ésta, transformarlo en algo cómico con lo que mofarme de ello. Todo lo contrario, pues comprendo y comparto los anhelos de algunos de los que leereis este post y mis sueños viajan siempre junto a vuestros deseos. Sin embargo, me he animado a publicarlo por vuestros comentarios a Oxido 2.0 y porque siempre funcionan mejor en el blog los relatos en los que pido vuestra participación. Debo avisar que no se trata de un relato finalizado. No negaré que he pensado en su posible desarrollo y final, pero es algo que escapa a las posibilidades del blog. Sólo quiero vuestros razonamientos. Besos y feliz verano.

___________________________________________________________________






La alarma del despertador llenó la habitación de ruido, a pesar de ser domingo. Llevaba más de media hora despierta, pero siempre esperaba a su señal para abandonar la cama y preparar su desayuno. Se dirigía a su pequeña cocina y exprimía naranjas mientras se lamentaba de pasar sola otra mañana de domingo. Hacía mucho tiempo que no despertaba con un hombre a su lado y, desde entonces, sólo ocupaba el lado derecho de su cama, como si esperará que durante la noche alguien se materializara al otro lado. Le gustaban los hombres fuertes, aquellos que cuando la abrazan parecía que la iban a romper en dos, aunque siempre era su corazón el que se partía. El sexo tampoco había sido abundante durante los dos últimos años. Puede que dos o tres encuentros con aquel compañero de la facultad que seguía empeñado en vivir como un estudiante y se resistía a abandonar la tuna a pesar de sus treinta y cinco años. Él no era ninguna maravilla, no tenía ni los brazos ni el cuello fuertes como a ella le gustaba, y el sexo no era nada del otro mundo, pero echaba de menos el calentón que experimentaba mientras se desnudaban el uno al otro.
Mientras pensaba en ello, el olor que desprendía la leche al verterla en un vaso le produjo una pequeña arcada y, cuando las tostadas reaparecieron en el tostador, salió corriendo en dirección al baño con la intención de vomitar. Se agarró fuertemente del lavabo pero no ocurrió nada, tan sólo una fina línea de saliva se desprendió de su labio hasta tocar el blanco mármol. La sensación de mareo llegó segundos después pero duro poco y en unos minutos recuperó la normalidad, como si nada hubiera ocurrido. Volvió despacio a la cocina por si le sobrevenía de nuevo la sensación de mareo. Tiró la leche y el zumo por el fregadero y arrojó las tostadas a la basura. No le apetecía comer, aunque más bien tenía miedo a que la fuerte arcada se repitiese al intentarlo. Las nauseas desaparecieron con la misma rapidez que habían aparecido y el resto del domingo transcurrió sin ningún sobresalto. Sin embargo, el lunes por la mañana regresaron con más intensidad de la que lo habían hecho el día anterior. Por supuesto, algo le ocurría, ¿pero qué?
Experimentó nauseas, mareos y cansancio durante toda la semana. Dormía más de lo habitual y ya no oía la alarma del despertador. Un día en el trabajo se sobresaltó dando cabezadas frente al ordenador. Comenzó a preocuparse y pidió cita a su médico que sugirió un análisis de sangre. Tras el análisis, las preguntas se sucedieron: ¿nota sus pechos más duros de lo habitual? ¿cuándo tuvo su última regla?. Estaba embarazada y no había advertido los síntomas. Andaba muy liada en el trabajo y cómo iba a pensar en aquello si hacía más de ocho meses que no mantenía relaciones sexuales. No podía creerlo, ¿cómo era posible? La verdad era que estaba embarazada de cuatro semanas o al menos eso le dijeron. No sabía como había podido ocurrir y le atormentaba la idea de que su futuro hijo fuera inmaculado.

6 comentarios:

La Petra de Cuenca dijo...

Puede que tenga un trastorno de doble personalidad por el cual posee dos personalidades distintas y tiene dos formas de ser diferentes.
El paso de una personalidad a la otra le produciría una amnesía por lo cual se olvidaría de lo sucedido mientras dominaba la personalidad anterior.Esta podría ser una simple explicación de lo que le podría estar ocurriendo.
Además tenemos que tener en cuenta que este trastorno se da más en mujeres que en hombres.

Muchos besos.

Joel dijo...

La doble personalidad seria la explicacion mas convincente... Pero puede que ella sea madre y padre de su hijo. Esto no se descubre hasta que el niño nace y se descubre que es igual que su madre-padre. Su hijo no es imaculado, es su mas pura prolongacion.

Aunque, tambien cabe la posibilidad que la haya pasado como a una chica de mi pueblo. Trabajaba en la panaderia de mi pueblo (esto hace ya unos 40 años), y la pobre se quedo embarazada por haberse bañado en el mismo agua que su jefe, el panadero, justo despues de el (bueno, eso dice claro). Total, se quedo embarazada y hoy es, la panadera!!

Besos

(de vuelta a Madrid, proximo finde estaré en cuenca!)

Raúl dijo...

Bueno, me han encantado vuestras propuestas. Petrilla, debo reconocer que es una de las posibilidades que me plantee como posible desarrollo de la historia, pero ya se verá, ya se verá que al final me lio y la acabo convirtiendo en una asesina en serie o algo así. Joel, en mi pueblo también hay una historia parecida a la del panadero y su "panadera" aunque en mi caso se desconoce el padre porque "ocurrió" en la piscina municipal, asi que imaginate. Otra posibilidad podría ser que se hubiera sentado en el baño de algún local donde algún individuo se hubiera previamente "corri...". NO obstante, tu primera posibilidad me ha encantado. Me parece muy nothombiana y no sería mala idea desarrollarla por ese lado. Me ha gustado mucho, la verdad. No sé si estaré el próximo finde en Cuenca, nos vamos a la playita y volveremos el sábado o el domingo, pero no lo hemos cerrado, ya te diré.
Muchos besos.

Jesús dijo...

Pues yo pienso que si se levantó el domingo, y al oler a comida tenía ganas de vomitar... eso tiene pinta de resaca, así que la muchacha en cuestión se pilló una borrachera de órdago, de esas de que no te acuerdad de nada y claro, no se acordará, pero no es virgen y pura precisamente, más bien víctima del alcohol y/o sustancias psicoactivas. Otra idea puede ser que le echaran una especie de droga somnífera, y en lugar de quitarle un riñón (como en la famosa leyenda urbana) la violaran mientras estaba inconsciente. Dos ideas similares, pero una es por "voluntada propia" y la otra por maldad ajena.

Un abrazo, nos vemos.
P.D.: el DNI no me caduca en agosto, sino en septiembre... si es que no sé mirar.

Cristina dijo...

Vaya, vaya!!!, lo habéis puesto difícil de verdad, ya habéis exprimido muchas de las posibilidades surrealistas que se me hubiesen ocurrido, así que me voy a tirar por el lado fantástico. Yo diría que de tanto soñar y desear que ese cuerpo fornido se materializase en el lado izquierdo de la cama, en un flash-back de unas cuantas semanas previas, bajo la luz del plenilunio y en la cima de la fertilidad de su vientre, se produjo el milagro y lo que al despertar le pareció un sueño húmedo, febril y delicioso, había cruzado el umbral de lo onírico, sembrando en ella algo más que las imágenes de la pasión más descomunal jamás experimentada en su anodina historia de vida.

Si por algo digo yo que hay que tener cuidado con lo que se desea…

Unos besos.

Raúl dijo...

Jesus, no me hagas ir por el lado violento que quería hacer algo gracioso, que dejara un buen regusto. Me quedo, en todo caso, con la borrachera y la pérdida de conciencia. Habrá que desarrollar más el personaje, porque quizás pueda ser un futuro capítulo de su vida. No sé si la clave para saber cómo se produjo la concepción.
Cristina, me gusta mucho lo aportado. Se merecería todo un capítulo, si al final me animase a desarrollarlo, porque los sueños deben estar presentes por algún lado y también sería una solución muy nothombiana.
Muchas gracias a todos y muchos besos.