14 de julio de 2015

California: ¡qué bonita eres!



Como ya sabéis por otras redes sociales las semanas anteriores realicé un pequeño viaje por parte de la costa californiana con la compañía de una de las seguidoras de este blog. Durante la travesía pudimos disfrutar de las múltiples posibilidades que California ofrece a sus visitantes. Una tierra muy bella con una enorme diversidad orográfica, vegetal y animal (entre ellos los humanos). En el post de hoy os propongo una serie de recomendaciones que creo que os ayudarán a planificar vuestro viaje a California  y que harán vuestro visita más placentera. 


1) Fuera tópicos. California no responde del todo al tópico de enormes playas, cuerpos esculturales y buena vida. Los vigilantes de la playa hicieron mucho daño en nuestra imagen de la soleada California. Lo primero porque en la costa hace frío. Tienes que bajar más allá de Los Ángeles para que el cuerpo te pida meterte en el agua, aunque ya en Santa Mónica hay gente bañándose junto a su famoso muelle. Las casetillas de los vigilantes son reales aunque más pequeñitas y de un color azulado. Si venís en verano traeros algo de abrigo para cuando se levante el viento o aparezca la niebla. No hay corrientes de Alaska como a mi me dijeron, hace frío y punto. La mejor época parece ser Septiembre/Octubre. Eso sí, si os metéis hacia el interior hará calor, mucho calor. Hidrataros bien. 

2) Casi todo aquí es caro y muy pocas cosas son gratis. Traeros dinerito sobre todo para el alojamiento y la comida (aunque por oferta de franquicias de comida rápida y barata no será)

2) En California se necesita coche. El motivo: hará vuestra vida más fácil a la hora de visitar múltiples sitios. No es difícil conseguirlo y existen unas muchas ofertas, sólo hay que buscar un poquito. Además, todos los coches son automáticos y harán vuestra estancia más sencilla en ciudades como San Francisco (aunque yo no conduciría aquí porque el transporte público está bien y es una ciudad muy disfrutable andando, cuando no vas por sus calles empinadas) y en Los Ángeles (donde llegas a odiar el tráfico).

2) San Francisco es un must. Debéis ir sí o sí. Yo me quedaría allí una temporada. Aunque claro, tendría que ganar unos 3000 dólares al mes. De todas las ciudades que he visitado en mi vida me quedo con esta. No sé describir la sensación que me produce pero es estupenda. Por aquí me dicen que a los Europeos nos gusta mucho porque nos recuerda una ciudad europea. Yo creo que en realidad tiene que ver con la cantidad de parques, los múltiples ambientes de la ciudad y que la gente está más dispuesta hacia la vida en el exterior. Eso sí, hace frío, para que nos vamos a engañar. 

3) Yosemite: si os gusta la naturaleza podéis hacer un cambio de la ciudad a un parque nacional que es maravilloso. Evitad los fines de semana. La entrada al parque son 30 dólares (básicamente por aparcar) pero podéis volver varios días. Podéis hacer hiking, climbing y actividades acuáticas. El Yosemite Village es un poco parque temático pero el parque realmente merece la pena. Podéis alojaros en moteles a unos 30 kilómetros del parque ya que son más baratos. Nosotros estuvimos en el Yosemite Bug. Un sitio distinto y una experiencia que hay que vivir. 

4) Halfmoon Bay y Año Nuevo State Park: de regreso a la costa no podéis dejar pasar esta zona. Eso sí, si os queréis alojar en Halfmoon Bay preparad dinerito. Caro, caro, caro. En Año Nuevo State Park podréis ver Elefantes Marinos (aunque no durante el verano). 

5) Big Sur: la mayoría de las playas californianas (hacia el norte) son de difícil acceso y el baño es peligroso pero las vistas son impresionantes y se pueden divisar ballenas. Nosotros vimos una. Bueno, la intuimos por los chorros de aire que emergían a la superficie. No es una zona para quedarse pero hay que visitarla. El Julia Pfeiffer State Park es un must también. Podéis aparcar ilegalmente en la carretera y estar expuestos a un atropello o pagar 10 dólares por aparcar e ir más tranquilos a visitar una de las pocas cascadas costeras. 

6) La niebla: si hay niebla yo os diría que, por unos minutos, os desviéis de la costa y tratéis de ganar altitud. Desde arriba, donde os volveréis a topar con el sol podréis observar el mar de niebla que se extiende hacia muy adentro. Una de las cosas más espectaculares que he visto.

7) Monterey y Carmel: ciudades muy pequeñitas pero con su encanto. Nos gustó sobre todo Carmel. Allí hay pasta y sus calles con casitas estilo "Hamsel y Gretel" son una maravilla. Una playa preciosa con arena blanca que a nosotros nos pillo con niebla. La misión de Carmel es agradable de visitar. 

8) San Simeon y Piedras Blancas: En piedras blancas podréis ver algunos elefantes marinos incluso en verano. Durante esta época no se aparean y por tanto no luchan pero verlos moverse en la playa o durmiendo la siesta no deja de ser espectacular. Las vistas de las playas también merecen mucho la pena. 

9) San Luis Obispo: los habitantes de esta ciudad dicen que son los más felices de Estados Unidos. Lo que se ve es que allí también hay dinero y quizás por ello puedan permitirse una vida más placentera, pero hay de todo. La verdad es que su downtown (centro) es muy agradable y se pueden comprar cosas bonitas o disfrutar de buenos restaurantes. En sus playas, alejadas de la ciudad, vimos una comunidad de pelícanos impresionante. Nunca había visto un pelícano tan cerca y menos tantos juntos. La naturaleza es maravillosa. 

10) Santa Bárbara: a medida que te acercas a Los Ángeles las playas recuerdan más a lo que nosotros conocemos en España como playas de uso masivo. Para mí, la costa pierde interés en este punto. De hecho la ciudad de Santa Barbará no me impresionó nada. Un muelle agradable para pasear, lleno de gente, y a lo lejos grandes mansiones. Nada del otro mundo. 

11) Camarillo: no está en las rutas pero nosotros hicimos noche allí y resultó ser una de las estancias más placenteras. Bonitos recuerdos nos traemos de Camarillo. 

12) Los Ángeles: sentimientos contradictorios con esta ciudad. El tráfico me consumió, la verdad. Tardar una hora y veinte minutos para recordar una distancia de 21 km fue demasiado. Reconozco que el downtown me gustó más de lo que esperaba y que su Little Tokio es muy agradable pero no sé si volvería. Santa Mónica y Venice Beach responde a nuestra idea de California pero no tenían ningún elemento especial. Visitamos el Getty Museum pero es una pena que sorprenda más el edificio que el contenido del museo. Ni siquiera la vista de la ciudad desde el Griffith Observatory sorprende del todo. Y Hollywood Blv muy guarro. Todas las ciudades turísticas orientadas hacia el mar incluyen su propio Benidorm, cutre aunque muy humano. 

Está claro que podéis seguir hacia abajo y alcanzar la adorada San Diego. Cuando yo estuve no me dijo nada pero aquí les gustan sus playas, como a nosotros las de Valencia. Me pierdo el norte de California pasado San Francisco que alberga bosques de Redwoods y que creo que son maravillosos. Ahora toca volver a trabajar y cerrar cosas en Davis, os seguiré contando. 


3 comentarios:

Verónica Martínez dijo...

Me encanta el pots!! Qué recuerdos tan bonitos. Al léerlo parece que estoy allí otra vez. Que te voy a decir que no sepas ya.Un viaje maravilloso y en la mejor compañía posible. Grandes momentos para no olvidar.Camarillo, San Francisco, Carmel , King City ...siempre nos acordaremos de ellos.Disfruta lo que te queda y que todo vaya bien. Muchos besos

Cristina dijo...

Lo que siempre es un must es leerte. Qué forma de disfrutar de un viaje no realizado aún, tan sólo con el lenguaje con que tan bien sabes hacer volar. Un abrazo apañerito, sigue la aventura y a tu regreso me desvelas los hilillos implícitos en el mensaje.

Clari dijo...

que lindas aventuras de california.. buenas historias y parecen con mucho sentimiento
yo pronto voy a viajar a San Francisco, espero poder pasarla lindo y tener experiencias de ese tipo