8 de diciembre de 2009

Gorgeous




Resulta que, por aquellas extrañas circunstancias que encierra toda casualidad, una tarde de viernes pude leer en mi ordenador un pequeño mensaje que me decía algo así como “debes reconocer que lo de Cuenca puede suscitar diversos comentarios”. Junto al texto, la primera de las pruebas, la denominada “estática”, fotos en las que se repite un mismo rostro, al principio serio, sonriente después. Rasgos angulosos acompañados de una conversación honesta, aunque todavía estática ya que se produce de forma escrita. Después de dos días, se llega a la segunda de las pruebas, esta vez “dinámica” ya que la imagen se retransmite en tiempo real, con lo que el rostro se llena de movimiento y comienza a irrumpir la comunicación no verbal ligada al video. Ese mismo día, domingo, se completa la tercera de las pruebas, la que mueve la conversación del plano escrito al oral teniendo lugar la primera de las llamadas a través de la que se irán tejiendo diferentes expectativas, imágenes, impresiones….siempre acompañadas de la cautela, aunque con resultados prometedores avalados por la pruebas precedentes. Y así, se va produciendo un trasvase de información diaria con la que comenzar a formar los “perfiles” de ambos implicados. Y en ese trasvase informativo se van cruzando canciones, o más bien parte de sus letras, que son un verdadero regalo, pero que no compartiré aquí. Inevitablemente, como consecuencia de todo ello, la puerta de la habitación que trataba de contener la marea de blanca nieve, tal y como describí en “El muñeco”, comenzó a abrirse por la fuerza de aquello que una amiga me dio a conocer como “la intención paradójica”, disparándose las proyecciones al futuro.

Y el pasado sábado, por fin, la puerta se abrió de par en par. El rostro de las fotos tomo cuerpo y, sin saberlo, atravesó aquella habitación, abrió el viejo armario y rebuscó entre las bolitas de poliespan hasta encontrar el muñeco. Y allí estaba el muñeco, no sabemos si rendido ante la creencia de que lo más probable es que nadie sabría curar su rara enfermedad. Y se produce la cuarta y definitiva prueba: el “tacto” (también el “olor”) y la ciudad de las baldosas amarillas vuelve a cobrar vida mientras paseamos, tomamos un café, charlamos, comenzamos a mirarnos, mientras se produce el deseo de tocar, de abrazar, de besar, de cuidar, de follar, de compartir. Como reza la canción hay bocas que besan, hay bocas que muerden, bocas que alientan, bocas que atormentan, bocas indecentes. Hay bocas cobardes, bocas valientes, bocas ardientes, bocas que paran cañones, bocas que condenan, bocas que echan fuego por la boca, bocas traviesas que se enredan en la noche y se derraman bajo la ropa. Y como Pasión Vega, que no daría yo por encontrar esa boca que rime con esta mía, y es que la boca que he encontrado suena tan bien que por qué no dejarse llevar. Quería hacerte un regalo porque estos días he estado muy feliz. Me llevo tu presencia en aquella habitación, cenando en aquella blanca mesa, compartiendo vistas en aquel mirador, rozando tu cabeza en esa discoteca y observando como tus ojos despertaban o me miraban mientras nos derramábamos bajo la ropa. Nos vemos pronto, gorgeous.

6 comentarios:

La Petra de Cuenca dijo...

Cuando las oportunidades surgen hay que dejarse llevar y más si han padado las tres pruebas con éxito.No soy la más oportuna para aconsejar pero vive al máxino y disfruta todo lo que puedas ya que no es nada fácil encontrar a alguien tan especial.Estoy segura que gorgeous va a curar al muñeco y además le va hacer muy feliz.Mucha suerte y muchos besos.

Cristina dijo...

Maravilloso comienzo para una historia que se escribe con mayúsculas y que apunta alto, tan alto como para cruzar penínsulas enteras, para saltar por encima de pasados naufragados, para matar miedos paralizantes, para curar heridas de poliespan, para convertir las intenciones paradójicas en intenciones logradas, para devolver la pureza a la ilusión y para cobrarle el sentido pleno a la vida.

Ojala se de tanto y tanto bueno como te deseo, tanto y tanto como te mereces…

Gorgeous, ciertamente gorgeous.

Raúl dijo...

Petrilla, muchas gracias por tus palabras. Ya me está haciendo feliz y espero que lo haga mucho más.

Cristina, gracias porque tu sabes lo que significa para mí y me has descrito muy bien en unas pocas palabras. Gracias también por tus deseos, que espero se hagan realidad.
La verdad es que me ilusiona contar con vuestro apoyo y refuerzo. Un besazo.

Gorgeous, que te voy a decir que ya no te haya dicho. Me lo guardo mejor para cuando volvamos a vernos. Un beso.

Anónimo dijo...

I was waiting for so long
For a miracle to come
Everyone told me to be strong
Hold on and don't shed a tear

Through the darkness and good times
I knew I'd make it through
And the world thought I had it all
But I was waiting for you

Raúl dijo...

Como me gusta esa cabecita. No me canso de leerte, de escucharte, de mirarte, de derrarme sobre tí.
Besos gorgeous!!

Jesús dijo...

Olé, olé y olé!!! Me alegro muchísimo por ti. Un abrazo, nos vemos.

P.D.: De esta semana no pasa, te llamo y nos tomamos una cañas, ¿ok?